Estafa en el sector minorista de la distribución de combustibles: el fraude fiscal en concepto de IVA de hidrocarburos.

Coarval > Actualidad > Estafa en el sector minorista de la distribución de combustibles: el fraude fiscal en concepto de IVA de hidrocarburos.

Actualmente se producen en España diversas tramas de fraude fiscal cuyo objetivo final es conseguir poner en el mercado un combustible mucho más económico que el habitual, por lo que el mercado acaba por desvirtuarse, pues hay muchos agentes finales, como las gasolineras low cost, que compran éste producto que les permite ofrecer precios de venta finales mucho más baratos.

Éstas tramas fiscales suelen operar en todo el territorio nacional, se crean verdaderos entramados de empresas a través de las cuales se defrauda con la fiscalidad de la actividad de distribución del carburante.

Se han dado casos de empresas que han sido propuestas para juicio, por la constitución de una organización criminal en torno a ellas, cometiendo fraudes de millones de euros en concepto de IVA de hidrocarburos.

El objetivo de éstas empresas era evitar intencionadamente el ingreso en Hacienda del IVA generado en la comercialización de hidrocarburos. Incorporaban el IVA repercutido a su patrimonio para obtener un mayor beneficio en sus operaciones de venta.

El modo de operar en éste tipo de fraudes es crear un entramado de empresas con el objetivo de evadir impuestos, fundamentalmente el IVA, que se repercute en las operaciones de venta que estas empresas realizan pero que no se liquida a la Agencia Tributaria ya que antes de vencer el plazo para hacerlo, éstas han desaparecido, por lo que operan en el mercado con un producto mucho más económico que el que se distribuye por los cauces legales.

Con todo ello nos hemos encontrado, sobre todo los primeros 4 o 5 meses del año, con un mercado totalmente desvirtuado en el que la oferta de combustible mucho más económico ha sido muy elevada, con diferencias de hasta 60-70 euros / m3 con respecto a nuestras cotizaciones, y en el que, además, las ofertas que nos llegaban no provenían sólo de operadores, sino que venían de otros agentes como almacenes fiscales (centros de distribución) e incluso de particulares propietarios de estaciones de servicio.

Ésta situación viene ya de mucho tiempo atrás, y desde Coarval apostamos por un producto de calidad y de procedencia contratada.  

Otras noticias